Respuesta del Embajador de la Unión Europea en Honduras, Ketil Karlsen, a la carta abierta de organizaciones de sociedad civil danesa sobre los sucesos de corrupción que han salido a la luz en Honduras

Respuesta del Embajador de la Unión Europea en Honduras, Ketil Karlsen, a la carta abierta…

El Embajador de la Unión Europea, Ketil Karlsen, respondió el 13 de julio de 2015 a la carta abierta de organizaciones de sociedad civil danesa del 25 de junio de 2015 sobre los sucesos de corrupción que han salido a la luz en Honduras. La carta abierta se encuentra disponible para consulta online en http://dcahonduras.org/wp-content/uploads/2015/06/Honduras-Carta-Abierta-25-6.pdf .

Estimados Señores,
Estimadas Señoras,

3F – United Federation of Danish Workers, Jesper Nielsen,
DanChurchAid, Hans Petter Buvollen,
Enhedslisten– The Red-Green Alliance, Hans Aalborg y Christian Juhl
Melleamerika Komitee – Comité Danés de Solidaridad con Centroamérica, Line Jakobsen y Marie Karkov
Nueva Republica Group (Sustainable Business Investment Fund), Fernando Gramaglia
Nunca Más (International Network for Human Rights & Psycho-Social Response), Arely Alvarado y Miroslav Fonrod
Viva, Arne Kristensen
Reciban un saludo cordial de parte de la Delegación de la Unión Europea (UE) en Honduras.
Les escribimos en respuesta a su carta abierta del pasado 25 de junio con respeto a los sucesos de corrupción que han salido a la luz en Honduras recientemente, en particular con referencia al caso del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

La corrupción y la impunidad no son nuevas en Honduras, y todos los actores principales lo reconocen. Asimismo, el combate contra la corrupción es una prioridad vital y forma parte de la promoción de una sociedad más justa y equitativa con mayor respeto a los derechos humanos y una democracia fortalecida. Hay avances positivos, como el acuerdo firmado con Transparencia Internacional y la apertura de una oficina país de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACNUDH) de las Naciones Unidas, pero todavía falta mucho por hacer para garantizar el acceso a derechos y justicia de todos los ciudadanos.
Las protestas pacíficas organizadas regularmente desde hace un par de meses en contra de la corrupción y la impunidad desempeñan un rol importante en el país, puesto que constituyen una forma democrática de expresión ciudadana, subrayando a la vez ante todos en la sociedad hondureña la necesidad de buscar soluciones consensuadas a estos desafíos. Sin duda es ampliamente entendible que la sociedad civil demuestre su indignación ante las revelaciones de corrupción generalizada que ha afectado negativamente la provisión de servicios básicos a miles de personas. La UE mira el nuevo movimiento como una oportunidad para fomentar diálogo y promover cambios positivos para el país, incluyendo, por ejemplo, mejores mecanismos para garantizar la transparencia en la financiación de partidos políticos – una recomendación clave de la observación electoral de la UE en 2013.
El Gobierno de Honduras ha lanzado en este contexto una iniciativa de diálogo con base en una propuesta para la creación de un Sistema Integral Hondureño Contra la Impunidad y la Corrupción (SIHCIC). Para apoyar esta iniciativa, el Gobierno ha solicitado el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de Naciones Unidas (NN.UU.), quien, contribuirán con facilitadores. Las iglesias católicas y evangélicas también han sido llamadas a facilitar el diálogo nacional.

Los líderes del Movimiento Oposición Indignada, actor central en la convocatoria regular de protestas pacíficas en contra de la corrupción y la impunidad, así como los principales partidos políticos de la oposición, mantienen hasta ahora como principal demanda la creación de una comisión internacional contra la impunidad y la corrupción a la luz de lo que se ha desplegado en Guatemala.
Ambas iniciativas ameritan ser consideradas en el contexto de discusiones abiertas, inclusivas y transparentes entre el Gobierno de Honduras y los distintos sectores de la sociedad hondureña.
La UE se mantiene dispuesta a ayudar al pueblo hondureño en el fortalecimiento del Estado de Derecho. La Delegación de la UE en Honduras seguirá manteniendo en este sentido sus puertas abiertas a todas las partes, con miras a apoyar todo acuerdo consensuado que permita institucionalizar los cambios necesarios, siguiendo a la vez velando por la protección y promoción de los derecho humanos en el país, en línea con las directivas de la UE y los valores compartidos con la República de Honduras en la materia.

Siguen asimismo abiertos los canales de comunicación con autoridades nacionales y sociedad civil, ya sea en el marco del diálogo político con el Gobierno, ya sea en el marco del diálogo con sociedad civil, incluyendo en materia de derechos humanos en el contexto del Grupo ENLACE, la plataforma de diálogo de la UE sobre derechos humanos y defensores de derechos humanos.
Cabe recordar que la UE ya identificó en su momento al Estado de Derecho como un sector focal de cooperación para el desarrollo en su Programa Indicativo Multianual (PIM) 2014-2020 y en este contexto al fortalecimiento del sector judicial como una orientación clave de su actuación en apoyo a Honduras. El combate contra la corrupción y la impunidad pasan por el fortalecimiento de las instituciones judiciales del país, objetivo que el programa de EUROJUSTICIA pretende promover con un aporte de EUR 31M (la UE aporta EUR 27.5M, el Gobierno de España EUR 900,000 y el Gobierno de Honduras EUR 2.75M).

La UE se mantiene también dispuesta a seguir contribuyendo al fortalecimiento del Estado de Derecho en Honduras a través de la cooperación con asociaciones de la sociedad civil y preparando nuevos programas que puedan apoyar procesos de reformas en sectores claves, como el del acceso a la justicia, la participación ciudadana o las reformas electorales, en particular a raíz de las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la UE en Honduras del 2013. A la par de los proyectos o programas bilaterales, la UE cuenta con el programa EUROSOCIAL al nivel regional, siendo aún posible desplegar apoyos adicionales en el futuro en soporte al fortalecimiento del Estado de Derecho en función del evolucionar de la situación política actual.

Agradecemos ampliamente su interés en el trabajo de la UE en Honduras y reiteramos nuestra disponibilidad para seguir dialogando sobre cómo apoyar de la mejor manera el desarrollo inclusivo y transparente del país.
Atentamente,

Ketil I. Karlsen
Embajador, Jefe de Delegación
Delegación de la Unión Europea en Honduras

Deja una respuesta